Orgullo arquitectónico de Bilbao desata polémica

Orgullo arquitectónico de Bilbao desata polémica

Parte de los 42.875 paneles de titanio del museo Guggenheim
se están manchando, a poco tiempo de su inauguración

Apenas tres años después de su inauguración, la imagen prístina del museo Guggenheim en Bilbao se está manchando, literalmente, por manchas marrones en la superficie de titanio.

El museo dice que comenzará a quitar las marcas en la primavera, pero el problema ha provocado vergüenza y señalamientos públicos.
Algunas placas decolorados eran visibles cuando el museo abrió en octubre de 1997, y se han separado y obscurecido. Las más visibles están en la cara hacia el río Nervión. Otras manchas se pueden ver solamente desde el interior del museo.
El edificio con múltiples fachadas, diseñado por el arquitecto Frank O. Gehry, fue hecho de piedra y cristal así como por formas revestidas en titanio.
Gehry se enoja.

bilbao

El arquitecto

El arquitecto Gehry llamó a las manchas “una tempestad en una tetera”, agregando que se presentó el problema cuando el contratista de edificio permitió que un sellador de sílice se derramara sobre algunos paneles de titanio.
“Si hubieran limpiado el edificio correctamente cuando la construcción fue terminada, las manchas no estarían allí.

Es normal: usted acaba un edificio y usted lo limpia”, dijo. “Pero no lo hicieron . Me hace enojar porque todos siempre culpan al arquitecto”. Las marcas, que fueron reportadas por The Philadelphia Inquirer en agosto, volvieron al interés público después de que el museo Solomon R. Guggenheim anunció el proyecto para construir un nuevo museo de Manhattan de 678 millones de dólares que sería igualmente diseñada por Gehry y, según su modelo arquitectónico, gran parte de él sería revestido con titanio, un material que es no solamente ligero, maleable y visualmente dramático, pero que también tiene reputación de resistir al moho y a la contaminación.

Un portavoz del Guggenheim en Nueva York dijo que “antes de que gastemos cerca de 700 millones de dólares, nos cercioraremos de que el material usado soporte el ambiente de Nueva York.” Gehry dijo que su diseño para el nuevo museo muy probablemente cambiará. “No creo que utilizar siempre el titanio”, dijo en una entrevista por teléfono desde su oficina en Los Ángeles. “no creo que tendremos el dinero para utilizar el titanio, así que no nos preocupamos”.

Titanium Metals Corporation, o Timet, la compañía de Denver que proveyó las hojas de titanio utilizadas en Bilbao, resalta en el material publicitario que el “titanio es absolutamente inmune al ataque ambiental, sin importar agentes contaminadores”. Y agrega: “soporta la contaminación urbana, ambientes marinos, los compuestos de sulfuro de áreas industriales y es a prueba de ambientes aún más agresivos”. Aunque no existe ninguna evidencia de cualquier corrosión de los 42.875 paneles de titanio o de los sujetadores de acero inoxidable, José Ignacio Vidarte, director general del Guggenheim Bilbao, dijo que él cree que la mancha se crea por aire contaminado, específicamente las partículas de sílice, que se fijan al titanio. “Notamos algunas manchas antes de la inauguración cuando todo el cristal en el edificio fue limpiado”, Vidarte explica. “Decidimos no limpiarlas porque podrían contrastar con las áreas que no habían sido limpiadas”.
Gehry dijo: “Es frustrante. Todo lo que tuvo que hacer era limpiarlo. Aún así Gehry no parece estar demasiado molesto por la tempestad que se remolina alrededor de su edificio más famoso. Usted sabe, estaba allí hace dos semanas, y todavía parece maravilloso”. de arq.com.mx

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*